Testimonio Samaritana – Blanca Érica

Me llamo Blanca Érica Souza Fababa, tengo 36 años, pertenezco al grupo de voluntarios samaritanos desde al año 2011, un mes después de su constitución. Decidí pertenecer a este grupo tocada por la necesidad de las personas damnificadas por la creciente del rio Ucayali, puesto que muchas familias se vieron tan afectadas que urgía una ayuda humanitaria y solidaria. Por eso decidí darme tiempo para atender y acompañar a las personas más necesitadas en el reparto de alimentos, ropa y medicinas.

Dentro del grupo samaritano soy “visitadora”, esto es, juntamente con otras voluntarias vamos a visitar a las familias más vulnerables para conocerlas en el lugar, detectar sus necesidades y acompañarlas. Cada visita es un aprendizaje para mí. En realidad, aprendemos mucho de la gente humilde. Al palpar su necesidad comenzamos a valorar más lo que tenemos y se despiertan en nosotros sentimientos de compasión por el prójimo.

Me siento contenta de dar mi tiempo, mis talentos y habilidades en todo lo que se organiza en el grupo samaritano. Lo cierto es que estar en el grupo y palpar la pobreza de mi gente, me ha cambiado mi forma de mirar la vida y las personas. Siento que tengo un compromiso con los más pobres.

Tengo un sueño que creo que es compartido; el contar con un albergue para niños y adultos mayores, así como que el grupo de voluntarios samaritanos crezca y podamos llegar a más gente que pasa necesidad. Yo tengo una máxima que suelo repetir,  ”comando nunca muere”.

Gracias…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *